Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 26 de febrero de 2007

La justicia de Hollywood

Por fin se ha hecho justicia con uno de los grandes de Hollywood: Martin Scorsese. Tras ser nominado como mejor director en vaias ocasiones (Toro salvaje, Uno de los nuestros, Gangs of New York, El aviador) finalmente la Academia de Hollywood se ha rendido al talento de uno de sus directores estrella. Otros ha habido a los que la dorada estatuilla se les resistió durante años de derrochar talento en el celuloide pero que finalmente fueron reconocidos por la Academia. Estoy hablando concretamente de Steven Spielberg y Clint Eastwood, a los cuales se les negó durante mucho tiempo el Oscar y hoy en día ya han recibido dos cada uno. Curiosamente estos dos titanes del séptimo arte unieron sus fuerzas este año (Eastwood en dirección y Spielberg en producción) con la dilogía sobre la batalla de Iwo Jima, de la cual la versión japonesa estaba nominada a mejor película.
Pero volviendo con el protagonista de la noche; me pareció una imagen muy emocionante ver a Scorsese recoger el premio arropado por sus compañeros generacionales Coppola, Spielberg y Lucas.
En general creo que los premios han estado muy repartidos pero con buen criterio. La reina de la noche ha sido sin duda Helen Mirren, que ha culminado un año lleno de premios con su papel en The Queen.
En general he notado un poco más de elegancia en los modelitos lucidos por las estrellas en esta gala que en las de años anteriores. Personalmente me he quedado satisfecho con los Oscar de este año. Simplemente con que Scorsese haya recibido por fin el Oscar a mejor director ya me doy por satisfecho. Llevaba esperando este momento desde que vi Gangs of New York. Nunca es tarde si la dicha es buena.

lunes, 19 de febrero de 2007

Hacia la extinción

Con gran pesar he podido comprobar que el otro día los cines Benlliure de Madrid cerraban sus puertas. Según me comentaron después van a montar un centro comercial. También he leído en las noticias que próximamente le ocurrirá lo mismo al cine Avenida y al Palacio de la Música.
Ver películas en un cine antiguo da un feeling especial que no lo da la frialdad de una multisala en un centro de ocio. Además hay cines antiguos que simplemente por el tipo de edificio que son, por su arquitectura, deberían estar protegidos, deberían ser patrimonio, como es el caso del cine Avenida.
Me consta que en algunas ciudades pequeñas los cines antiguos se han extinguido dando paso al imperio de las multisalas y los megacentros de ocio. Sin embargo pensaba que Madrid siendo la capital de España, siendo un referente, siendo una ciudad donde hay de todo, donde se puede ver de todo, esta tendencia a la extinción de los cines clásicos no se llevaría a cabo de la misma manera, sobre todo en lo que se refiere a los de Gran Vía.
Afortunadamente aun quedan varias salas de las de siempre, pero que en poco tiempo hayan cerrado algunos cines me hace preguntarme si seguirán cerrándose o hay algún límite. También me pregunto: si en un futuro dejaran de existir los cines clásicos y sólo hubiese multisalas en centros comerciales, ¿cómo lucirían las estrellas de Hollywood que viniesen a Madrid a una premiere paseando sobre una alfombra roja extendida en un centro comercial? Me vienen a la cabeza adjetivos como cutre, casposo, y cosas por el estilo.
En definitiva, me da mucha pena que los cines clásicos cierren para montar tiendas en su lugar. Quizá sólo sea un sentimental, un romántico empedernido, no lo sé, pero el cine de los centros comerciales no es lo mismo que el CINE de toda la vida.

lunes, 12 de febrero de 2007

DIAMANTES

He visto "Diamante de sangre". Quisiera romper una lanza en favor de Edward Zwick. Ha sido un director muy vapuleado por la crítica por hacer películas faltas de energía, de brío. Reconozco que a sus anteriores trabajos les faltaba un poco de garra, aun así a mí personalmente me han encantado "El último samurai" y "Estado de sitio", aunque reconozco objetivamente que les faltaba ese punto de brío al conjunto de ambas películas. Pues bien, podemos decir que los tiempos de emoción descafeinada del señor Zwick han quedado atrás; "Diamante de sangre" tiene garra, dureza y escenas de un fuerza emocional como pocas. Es impresionantemente dura, impresionantemente humana, y en definitiva es impresionante. Di Caprio y Hounsou están enormes. Ambos tienen sendas nominaciones a los oscar como actor principal y de reparto respectivamente, ambas totalmente merecidas.
El cambio del director me recuerda en cierto modo, y salvando las distancias por supuesto, a cuando en 1993 se decía de Spielberg, a pesar de ser el Rey Midas de Hollywood, que no era capaz de hacer más que cine edulcorado para niños y adolescentes, y entonces sorprendió a propios y extraños con "La lista de Schindler". Con el tiempo ha demostrado que aquello no fue un caso aislado y que puede hacer cine más duro o más suave según le venga en gana. Ahora le toca al señor Zwick demostrar que puede hacer lo mismo, el tiempo dirá si "Diamante de sangre" ha sido un caso aislado en la carrera de este director o si realmente puede pasearse tranquilamente por distintos estilos como el maestro Spielberg.
El tema de los diamantes me hace pensar en películas con diamantes. Me viene a la memoria la última incursión de Pierce Brosnan como 007 en "Muere otro día", donde el negocio del villano de turno era precisamente el blanqueo de diamantes conflictivos africanos. Curiosamente también la última película de Sean Connery como agente británico tenía que ver con diamantes; "Diamantes para la eternidad". Fue la última de la saga oficial, claro, ya se sabe que años más tarde volvería a ser James Bond en Nunca digas nunca jamás, pero no pertenece a la saga Broccoli-Saltzmann.
Otras películas con diamantes en el título: de momento se me ocurren "Desayuno con diamantes" (sólo en castellano ya que el original es Breakfast at Tiffany's), clásico inolvidable, y "Un diamante al rojo vivo". ¿Quién quiere aportar más a la lista?

jueves, 8 de febrero de 2007

Un cinéfilo contracorriente

Con este texto inauguro este blog en el cual pretendo hablar del tema que me apasiona, me obsesiona... el cine. Creo que la mejor manera de comenzar una relación, en este caso con los lectores del blog, es presentarse uno mismo. Por eso quiero empezar con lo que es para mí el Séptimo Arte.
Me encanta el cine desde que tengo uso de razón. Con el paso del tiempo se ha convertido en una forma de vida: me gusta leer sobre cine, tanto sobre su historia como de técnica cinematográfica, me gusta por supupuesto ir al cine, ver películas y documentales relacionados con las mismas, y también tengo como hobby hacer modestos cortometrajes en vídeo.
Sin embargo me ha ocurrido en varias ocasiones sentirme raro hablando con gente que comparte la misma afición. Cuando estoy en un grupo de cinéfilos se oyen nombres como Fassbinder, Rohmer, Fellini o Von Trier. Sin embargo si soy yo el que habla de mi boca salen nombres como Lucas, Spielberg, Cameron o Eastwood. Según los cánones oficiales los cinéfilos de pro apuestan por el cine alternativo, intimista, de autor, etc. A mí en cambio me encanta hablar abiertamente del espectáculo, aventuras, emociones, Hollywood, etc.
Por eso creo que como cinéfilo voy un poco a contracorriente, o quizá simplemente sea un poco raro. Una vez alguien me preguntó si concebía la vida sin el cine. Desde luego me puedo imaginar una vida sin cine, pero no la mía.